Diversidad e inclusión en tiempos de crisis

En Intercorp reconocemos el valor de la diversidad e inclusión, sobre todo en tiempos de crisis y cambio. A continuación, desde el equipo de Talento Corporativo de Intercorp, Michelle Barhumi nos cuenta por qué debemos mantenerlo en la agenda.

June 2, 2020

¿Por qué es importante?

La diversidad en las organizaciones promueve la individualidad de cada persona, entendiendo que cada uno puede aportar ideas y soluciones distintas e igualmente creativas. La inclusión, busca garantizar que todas las personas se sientan invitadas y valoradas. En sí, busca promover la igualdad de oportunidades.

Cuando una empresa cuenta con colaboradores con distintas experiencias, procedencias, edad, formación académica, género, entre otros, y gestiona la diversidad e inclusión de manera adecuada, es más probable que mejoren su productividad y sus resultados.

Un estudio hecho por McKinsey en el 2017 encontró una correlación positiva entre la diversidad de género en los equipos ejecutivos y sus medidas de desempeño financiero. Encontraron también que las empresas con los equipos ejecutivos con mayor diversidad étnica, tienen un 33% más de probabilidades de superar a sus pares en rentabilidad (Hunt, Yee, Prince & Dixton-Fyle, 2017).

Y si bien el caso de negocio es contundente y demuestra que la diversidad e inclusión trae mejores resultados, lo cierto es que trabajar por empresas más diversas e inclusivas es lo correcto. Es importante contar con entornos más inclusivos, porque es desde el sector privado donde podemos empezar a marcar una diferencia en nuestra sociedad.  

¿Cómo llevar la diversidad e inclusión durante la crisis?

En los últimos años, la gestión de la diversidad e inclusión ha ido cobrando mayor importancia para las empresas, convirtiéndose en una prioridad y en una crisis como la que vivimos actualmente, es muy importante mantenerlo en la agenda. La realidad es que esta pandemia nos tomó por sorpresa y muchas empresas están dedicando su tiempo exclusivamente a las tareas que creen esenciales para enfrentar una crisis de esta magnitud. Aunque estamos enfrentando muchos retos inesperados, es importante detenernos y observar que, en realidad, estamos ante dos crisis en este momento: una crisis económica y una crisis de personas; y las organizaciones que solo reconocen una de ellas, corren el riesgo de exacerbar la otra (Zheng, 2020).

La diversidad y la inclusión van a jugar un rol fundamental cuando las empresas se vayan recuperando de esta crisis. En términos de diversidad de género, varios informes han demostrado que, en la crisis financiera mundial del 2008, los bancos con una mayor proporción de mujeres en sus directorios fueron más estables que sus pares. Esta investigación también sugiere que los bancos administrados por mujeres podrían ser menos vulnerables en momentos difíciles (Lipton, 2019). En la crisis actual, basta con mirar a países como Dinamarca, Islandia, Finlandia y Nueva Zelanda, algunos de los que mejor han gestionado la pandemia, y lo que tienen en común es que son países liderados por mujeres. Analizar datos como este, nos ayuda a entender la importancia de continuar trabajando por la diversidad e inclusión en nuestras empresas.

¿En qué consiste la diversidad e inclusión ahora y en el futuro?

Hay muchas cosas que recaen bajo el paraguas de diversidad e inclusión en este momento. Un ejemplo, son las nuevas formas de trabajar, particularmente, el trabajo desde casa. Muchas empresas han optado por trabajar bajo esta modalidad, no solamente como algo temporal, sino como algo permanente. Estas nuevas formas de trabajo nos dan la posibilidad de pasar mayor tiempo con nuestras familias, manejar nuestros tiempos y optimizar el equilibrio de nuestra vida personal y laboral. Sin embargo, en este contexto, el trabajo remoto también nos trae muchos retos, pues nuestra vida personal y laboral se está viendo entrelazada, algo que probablemente ya era cierto para muchas mujeres antes de esta pandemia. Lo que estamos viendo además es que los roles tradicionales de género parecen estar exacerbados durante el aislamiento social. Como menciona Mia Perdomo (2020, Forbes), las brechas de género se amplifican durante la crisis y vemos cómo las mujeres están asumiendo la mayor parte de las labores del hogar, además de sus responsabilidades laborales.

Por otro lado, el cuidado de los hijos es uno de los mayores retos que están teniendo las madres y los padres, dado que ahora la educación se está dando desde casa. Y lo cierto es que cada persona y cada familia tiene distintas circunstancias. Cada quien vive realidades distintas, hay quienes tienen hijos, cuidan de adultos mayores, tienen familias grandes o viven solos o solas. Por eso, nos toca ser pacientes, nos toca respetarnos y entendernos entre nosotros. Nos toca preguntar. Preguntar qué necesitan nuestros compañeros y nuestro equipo, cómo los podemos ayudar, qué horarios son mejores para ellos y ellas, cómo podemos acomodarnos y crear un entorno más inclusivo, uno que entiende nuestras diferentes circunstancias.

Si bien la crisis ha traído mucha tristeza, pérdida y momentos duros para el mundo entero, nos trae también una oportunidad de continuar empujando por un lugar de trabajo diverso e inclusivo. Nos da la oportunidad de replantear esquemas tradicionales de trabajo y optar por unos más flexibles. Nos da la oportunidad de iniciar conversaciones en casa, de reconsiderar también el rol de los hombres con respecto a las tareas del hogar. Seamos observadores de nuestra propia realidad y la de los demás, por una sociedad más inclusiva, más justa, más equitativa.

Tags:
Diversidad

...

Últimas publicaciones