Rutinas mindful para mantener el balance

Andrea De Izcue, Deputy Brand Manager en Intercorp, comparte con nosotros un artículo con herramientas para poner en práctica rutinas de bienestar personal para lograr mantener el balance.

July 6, 2020

Luego de más de 100 días de cuarentena, algunos - y me incluyo - empezamos a sentirnos un poco cansados emocionalmente, y realmente lo digo con mucha humildad y sin vergüenza.

Hay que reconocerlo, hemos tenido que adaptarnos a tanta velocidad como cambios a nuestro alrededor y no nos hemos permitido tomar una pausa para auto agradecernos. Nos hemos vuelto expertos en rutinas de trabajo para lidiar mejor con el aislamiento, lo cual está muy bien.
El trabajo puede ser una muy buena forma de sentir que recuperamos control, pero si no lo balanceamos con rutinas de cuidado personal, es posible que la sensación de malestar (natural de esta situación particular que vivimos) en lugar de desaparecer, se intensifique. Estas rutinas de “self-care” o “rituales sagrados”, son una manera de conectar con la sensación de bienestar y, ¿por qué no? Disfrutar la vida aunque exista incertidumbre.

Hace unos días atendí a un taller sobre rituales mindful dictado por una representante de The Chopra Center en Perú, donde aprendimos una serie de herramientas o “trucos” para auto-programarse una disposición positiva todos los días.

Hay días en los que nos levantamos con el pie derecho de manera natural, un rayo de sol entra por nuestra ventana y los pajaritos cantan. Pero también hay días en los que suena el despertador por décima vez, está tan oscuro y frío que parece de noche y nos paramos de la cama más cansados de lo que estábamos cuando nos fuimos a dormir.  Esto nos pasa a todos los humanos y es totalmente normal. 

Sólo podemos cambiar o mejorar algo si nos volvemos concientes de eso y por eso la clave está en prestarle especial atención a nuestras mañanas. A continuación les voy a contar los principales trucos que aprendí en el taller que cuando los practico me ayudan a despertar mi energía creativa, empezar mis días con la mente calmada, cuerpo renovado y el espíritu alegre. 

Despertar naturalmente

Está claro que necesitamos un sonido para levantarnos del sueño a la hora que debemos empezar nuestro día, el tema es elegir un sonido que sea amable con nosotros. Estamos acostumbrados a la típica alarma definida por default del celular que es un gatillador perfecto de ansiedad y hormonas de estrés. Nuestro sistema nervioso responde a la alarma poniendo nuestro cuerpo en modo fight or flight y queremos que sea todo lo contrario.

Existen apps de despertadores con sonidos menos “alarmantes” como olas del mar, campanas al viento, corriente de agua, etc. También se pueden combinar varios sonidos entre sí y con ondas cerebrales que van llevando al cerebro de manera progresiva a un estado deseable.

Practicar gratitud

El cerebro es super poderoso, lo sabemos, pero queremos que sus poderes actúen de manera positiva y para eso hay que estimularlo desde temprano con pensamientos ligeros y elevados. Sonreir al abrir los ojos, celebrando un nuevo día de infinitas posibilidades es todo lo que necesita nuestro cerebro para liberar hormonas de la felicidad como la dopamina. El hecho de despertar en una cama, bajo un techo y con salud, hoy más que nunca, es motivo suficiente para sentirnos agradecidos. ¡Sonríe por eso!

Detox electrónico

Las primeras horas de la mañana luego de levantarnos son, o deberían ser, momentos sagrados en los que comenzamos a conectar con nosotros mismos. Cuando enganchamos con la tecnología, caemos en la trampa del celular para revisar cada notificación que llegó durante la noche, permitimos que algo externo defina nuestras decisiones y programe nuestro día. Evitar el morning scrolling a toda costa nos mantendrá con más claridad.

Meditar

Tomarse unos minutos en la mañana para darnos un espacio de consciencia es una super buena idea para empezar el día conectados. La meditación, tiene el beneficio inmediato de traernos al momento presente y reconocer quiénes somos el día de hoy. Pueden ser de 5 a 15 minutos en silencio, enfocando nuestra atención a nuestra respiración, para quizás lograr escuchar a nuestra intuición decirnos qué es lo que nos hace felices. Aquí unos tips básicos para practicarlo. 

Top 3 prioridades

Hacer una lista de las 3 cosas que harás por ti es un ejercicio que da sentido de propósito a cada día. Estas 3 prioridades son compromisos que hacemos con nosotros mismos para ser mejores y sentirnos bien - no se trata de pendientes de trabajo ni obligaciones con otros. El cumplir estas pequeñas metas cada día tienen un efecto positivo adicional porque nos dan un motivo para celebrarnos por nuestros avances. Un ejercicio que suma puntos extras es escribir sobre lo aprendido metabolizando toda esa información al final del día.

Muévete

Nuestro cuerpo trabaja toda la noche aunque nuestro cerebro no lo registre de manera consciente. Ninguno de nuestros órganos descansan durante la noche y a veces, nuestros músculos tampoco. Sobretodo cuando nos vamos a dormir cansados, nuestro cuerpo no logra relajarse. Hacer ejercicio en la mañana es darle amor a nuestro cuerpo y agradecerle por todo lo que hace por nosotros. Estirar energiza el cuerpo y la mente, y se siente delicioso. No es un tema de intensidad de movimiento, sino del movimiento suficiente para activar la circulación sanguínea, desintoxicarnos y aliviar tensiones que puedan estar acumuladas.


Tags:
Bienestar

...

Últimas publicaciones