UTP y Cáritas Lima se unieron para capacitar gratuitamente a emprendedor@s peruan@s

En Somos Intercorp compartimos noticias que nos llenan de orgullo y que muestran cómo las empresas del grupo siguen impactando en la vida de l@s peruan@s. En esta ocasión traemos una gran noticia de la UTP junto a Cáritas Lima.

December 7, 2020

El Perú es un país de emprendedores. El informe de los periodos 2018 - 2019 del Global Enterpreneurship Monitor clasificó al Perú como el quinto país a nivel mundial en intención emprendedora y le dio el tercer lugar a nivel latinomericano. El emprendimiento peruano se respira en nuestras calles y en nuestros mercados con entusiasmo e ilusión. Todos los años miles de peruanos abren nuevos restaurantes, tiendas, brindan servicios profesionales de manera independiente o aprovechan las oportunidades que permiten los negocios digitales. Como país, el 22.4% de todos nosotros está involucrado en algún tipo de actividad emprendedora en etapa temprana (emprendimientos con menos de 3.5 años de fundación) y el 65.7% de los peruanos piensa que emprender es una excelente elección para invertir en nuestro futuro.

Sin embargo, los números no son tan alentadores cuando revisamos el caso de los emprendimientos establecidos. Se clasifican como emprendimientos establecidos a todos aquellos que tienen más de 3.5 años de funcionamiento. En el Perú, apenas 37 de 100 emprendimientos superarán la etapa temprana. Con estos números, descendemos a la posición 19 en el mismo ranking cuando se trata de medir este tipo de emprendimiento.

¿Cuáles son las razones que hacen que, a pesar de nuestro potencial en intención emprendedora y espíritu emprendedor, esto no se refleje en el crecimiento y la sostenibilidad de nuestros nuevos negocios? Sin duda, existen muchas razones como la propia economía, la formalidad o la dinámica del mercado, entre otras. Personalmente, sumaría a todas ellas una razón que solemos pasar por alto: las competencias personales para emprender. Las competencias emprendedoras son las capacidades del propio emprendedor para definir su producto, su mercado y trazar una estrategia sostenible mediante el manejo eficiente de los recursos que tanto necesita.

Como Universidad, estamos comprometidos con dar a todos los peruanos acceso a una educación superior de calidad que les permita alcanzar una vida mejor. Este año, en medio de la crisis sanitaria, tuvimos otra oportunidad de volver a contribuir con nuestra comunidad desde lo que sabemos hacer mejor: educar.

Junto con  la organización Cáritas Lima, e al Arzobispado de Lima, nos planteamos trabajar de manera conjunta en un programa social con el objetivo de capacitara emprendedores para que pudieran atravesar de mejor manera la crisis. El programa TES es una iniciativa de servicio, apoyo y transformación económica solidaria, dirigida a pequeños y medianos emprendedores de nuestro país.

Nosotros como Universidad nos encargamos de toda la parte educativa y de la capacitación de manera gratuita. Para ello, diseñamos un programa  de 4 semanas, que inició en octubre  y tiene dos componentes:  el desarrollo de habilidades blandas y de habilidades para los negocios. Ambas partes contribuyen a mejorar las competencias emprendedoras de todos los participantes.

Para cumplir con el objetivo, internamente en la universidad realizamos una convocatoria de voluntariado tanto de profesores como de administrativos. La convocatoria de voluntarios fue cubierta de inmediato. Nunca dejaré de admirar el talento y disposición por ayudar que existe en el sector educativo y cuan necesario es mantener una relación cercana con nuestra comunidad.

El programa TES tiene un doble impacto. Por un lado, en los emprendedores que mejoran sus competencias para poder transformarse, reinventarse y generar nuevas ideas para sus negocios mediante una formación de calidad específicamente diseñada para ellos. Por otro lado,  en los colaboradores de la Universidad que participamos en esta actividad de voluntariado, puesto que nos llena de alegría, compromiso y optimismo saber que vivimos plenamente nuestro propósito y nuestros valores.

Finalmente, a nombre de la UTP, quiero agradecer a Cáritas Lima por la invitación, a los voluntarios por su trabajo y talento puesto al servicio del programa, y a los emprendedores por seguir remando en estos tiempos desafiantes para los pequeños negocios.

Tags:
Educación

...

Últimas publicaciones